El poder del Ahora Cap 5 El estado de presencia

Artículo patrocinado por la tienda on-line SbagSEl estado de presencia
En este artículo se resume el capítulo 5 de: El poder del Ahora de Eckhart Tolle.

El poder del Ahora Cap 5 El estado de presencia

No es lo que usted cree que es

La mente no puede comprender el estado de presencia. Comprender la presencia es estar presente. Mientras esté en un estado de intensa presencia, usted está libre del pensamiento. Usted está quieto y sin embargo muy alerta. En el instante que su atención decae el pensamiento se apresura a aparecer. Usted vuelve al tiempo.
Para estar presente en la vida diaria usted debe estar firmemente arraigado en su interior, es decir, tener siempre algo de su atención en el campo de energía interior de su cuerpo.

El significado esotérico de “esperar”

El poder del Ahora Cap 5 El estado de presencia

En cierto sentido, el estado de presencia podría compararse con esperar. No en el sentido de espera aburrido o inquieto, ni con la atención en el futuro, sino en el sentido de alerta total.
Algo podría suceder en cualquier momento y si usted no está completamente despierto, completamente quieto, se lo perderá. Jesús habla de este tipo de espera en algunas parábolas. En ese estado toda su atención está en el Ahora. Usted está presente con todo su Ser.
El “yo” inconsciente, que tiene pasado y futuro, casi que no está. Y sin embargo usted es más plenamente usted mismo de lo que nunca fue.

En la quietud de su presencia surge la belleza

El poder del Ahora Cap 5 El estado de presencia

Los maestros del Zen (Filosofía derivada del Budismo), utilizan la palabra satori para describir un relámpago de comprensión, un momento de no-mente y de presencia total. De hecho usted puede haberlo experimentado muchas veces sin saber qué es y sin darse cuenta de su importancia.
¿Alguna vez ha contemplado la infinitud del espacio en una noche clara? ¿O el canto de un mirlo en un tranquilo atardecer de verano? Para ser consciente de tales cosas, usted tiene que dejar por un momento su equipaje personal de problemas, de pasado y de futuro. Se requiere su total presencia. Más allá de la belleza de las formas externas, hay algo más ahí: algo innombrable, algo inefable, una esencia profunda, interior, santa ¿Podría ser que esa esencia innombrable y su presencia fueran una y la misma cosa? Su satori puede haber durado sólo unos segundos antes de que la mente apareciera, pero estuvo ahí; si no, usted no habría experimentado la belleza. La mente no puede reconocer ni crear belleza. Muchas personas son tan prisioneras de sus mentes que la belleza de la naturaleza no existe realmente para ellas.

Realizar la conciencia pura

El poder del Ahora Cap 5 El estado de presencia

Cuando el Ser se vuelve consciente de sí mismo, eso es presencia. Ser, conciencia y vida son sinónimos. Podríamos decir que presencia significa la conciencia dándose cuenta de sí misma o la vida alcanzando la auto-conciencia. No haga un esfuerzo para entender esto. No necesita entender nada antes de que pueda volverse presente.
En el reino atemporal en el que Dios mora, el principio y el fin, el Alfa y el Omega son uno, y la esencia de todo es eternamente presente, en un estado de unidad y perfección, totalmente más allá de lo que la mente humana pueda nunca imaginar o comprender. En nuestro mundo, sin embargo, la perfección atemporal es un concepto inconcebible.

Todo lo que existe tiene conciencia

Todo lo que existe tiene Ser, tiene esencia divina, tiene algún grado de conciencia. Incluso una piedra tiene conciencia rudimentaria; de lo contrario, no sería y sus átomos y moléculas se dispersarían. Todo está vivo. El sol, la tierra, las plantas, los animales, los seres humanos, todos son expresiones de conciencia en diferentes grados.

En el ser humano la conciencia se identifica con el disfraz de la forma

Observe los millones de formas de vida sólo en este planeta y cada forma se replica millones de veces.
¿Alguien o algo está jugando un juego con las formas? En el mar, la mayoría de formas de vida no sobreviven más de unos minutos después de nacer. Incluso la forma humana vuelve al polvo bastante rápidamente y cuando se ha ido es como si nunca hubiera sido. ¿Es esto trágico o cruel? Sólo si usted crea una identidad separada para cada forma, si usted olvida que su conciencia es esencia divina expresándose a sí misma en la forma.
En los seres humanos actuales, la conciencia está completamente identificada con el disfraz de su forma. Sólo se conoce a sí misma como forma y por lo tanto vive en el temor de la aniquilación.

El sufrimiento fuerza a la des-identificación conciencia-forma

Ahora parece como si algo hubiera salido muy mal en algún punto a lo largo de la línea de la evolución. Pero incluso esto es parte del juego divino. Finalmente, la presión del sufrimiento creado fuerza a la conciencia a des-identificarse de la forma y la despierta de su sueño: vuelve a recuperar auto-conciencia, pero a un nivel mucho más profundo que cuando la perdió.
Jesús explica este proceso en la parábola del hijo pródigo, que deja el hogar de su padre, dilapida su fortuna, se convierte en un mendigo, y después es forzado por su sufrimiento a volver a casa. Cuando lo hace su padre lo ama más que antes. La parábola describe un viaje desde la perfección inconsciente, a través de la imperfección y del “mal” aparentes, hacia la perfección consciente.

Observar la mente lo convierte en conciencia pura

Siempre que usted observa la mente, retira la conciencia de las formas mentales, entonces se convierte en lo que llamamos el observador o el testigo. En consecuencia, el observador – pura conciencia más allá de la forma – se vuelve más fuerte y las formaciones mentales se vuelven más débiles.
Cuando la conciencia se libera de su identificación con las formas físicas y mentales, se vuelve lo que podemos llamar conciencia pura o iluminada, o presencia. Esto ha ocurrido ya en algunos individuos y parece destinado a ocurrir pronto en una escala mucho mayor.

Si la Humanidad no se libera de la mente será destruida por ella

Si los seres humanos no se liberan de su mente serán destruidos por ella. Para la mayoría el único respiro es pasar ocasionalmente a un nivel de conciencia por debajo del pensamiento durante el sueño. También hasta cierto punto a través des sexo, alcohol y drogas. Pero esto sólo representa un cierto alivio a la tortura diaria que les inflige su mente.

La supervivencia pasa por evolucionar a un nuevo nivel de conciencia

Si la raza humana ha de sobrevivir, tendrá que avanzar al siguiente nivel. La conciencia está evolucionando en todo el universo en billones de formas. Pero el mismo hecho de que yo esté hablando aquí y usted esté escuchando o leyendo esto es un signo claro de que la nueva conciencia está ganado terreno en el planeta. Yo hablo desde la presencia y según hablo, usted puede ser capaz de unirse conmigo en ese estado.

La quietud es presencia

El silencio es un portador aún más potente. Hágase consciente del silencio que hay entre y bajo las palabras. Oír el silencio, dondequiera que esté, es una forma fácil y directa de hacerse presente. Sólo la quietud que hay dentro de usted puede percibir el silencio exterior. ¿Y qué es la quietud sino presencia, conciencia liberada de las formas de pensamiento? Aquí está la realización viviente de lo que hemos estado hablando.

Cristo: La realidad de la presencia divina que hay en usted

El poder del Ahora Cap 5 El estado de presencia

Puede sustituir Cristo por presencia, si eso es más significativo para usted. La única diferencia entre Cristo y presencia es que Cristo se refiere a la divinidad que mora en usted, mientras que presencia significa su divinidad ya despierta. En Cristo no hay pasado ni futuro.

Jesús, el hombre que se convirtió en conciencia pura (Cristo)

Jesús fue un hombre que vivió hace dos mil años y realizó la presencia divina. Y por lo tanto dijo: “Antes de que Abraham fuera, yo soy”. Las palabras yo soy usadas en una frase que empieza en pasado indican un cambio radical, una discontinuidad en la dimensión temporal. Es una afirmación de tipo Zen de gran profundidad. Jesús había ido más allá de la dimensión de la conciencia gobernada por el tiempo, al reino de lo intemporal. La dimensión de la eternidad había venido a este mundo. Eternidad, por supuesto, no significa tiempo sin fin, sino negación del tiempo. Así pues, el hombre Jesús se convirtió en Cristo, un vehículo para la conciencia pura.

La “segunda venida” de Cristo significa alcanzar la conciencia pura

Y Dios se define en la Biblia como: “YO SOY EL QUE SOY”. No hay tiempo aquí, sólo presencia. La “segunda venida” de Cristo es una transformación de la conciencia divina, un cambio del tiempo a la presencia, del pensamiento a la conciencia pura. Nunca personalice a Cristo. No convierta a Cristo en una identidad con forma.

No debe llegar a depender de un maestro

Los avatares, las madres divinas, los maestros iluminados, no son especiales como personas. Si usted es atraído por un maestro iluminado es porque hay en usted ya suficiente presencia para reconocer la presencia en otro. La presencia es una. No debe llegar a depender de un maestro, excepto durante el periodo de transición, cuando está aprendiendo el significado y la práctica de la presencia.

Enlaces con otros capítulos de El poder del Ahora

Otros capítulos de “El poder del Ahora”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies